Dos meses

Hace dos meses que dejé Lima, hice mis maletas, me despedí de todos y empecé un camino nuevo. Hoy se cumplen exactamente 60 días desde que llegué a Zagreb. Curiosamente hoy recibí la maleta que me enviaron mis papás desde Perú, que una señora que viajaba a Croacia me hizo en inmenso favor de traer, gracias de corazón. No tengo palabras para describir mi emoción al recibir todas las cosas de Perú; ingredientes, objetos personales, Inca Kola (el olor me hizo sentir de nuevo en un Chifa, porque la mejor comida china está en Perú). Es que por más que toda mi familia sea croata, crecí en Perú y tengo una mezcla social que no puedo ni quiero negar.

En estos dos meses han pasado tantas cosas, siento que fuera más tiempo el que ha transcurrido, he aprendido y reforzado mucho en estos dos meses. Creo que he crecido más como persona, y he podido hacer algunas reflexiones.

20150310_172601_Richtone(HDR)[1]

Para estar bien con el mundo, debes estar bien contigo misma: Esta reflexión la había considerado el año pasado, y esta vez lo he confirmado en su totalidad. Tener a tu familia más cercana, irónicamente muy lejos, te obliga a estar sola, lo quieras o no. Pero no te sientes sola cuando aprendes a disfrutar de tu propia compañía. En estos dos meses no he pasado ni un sólo momento sola en el que diga “estoy aburrida”, porque he aprendido a sentirme bien sola. Me gusta la idea de hacer mis cosas sin que nadie me dé indicaciones.

20150401_160637

No eres la única persona en tu situación: Este semestre he conocido a personas increíbles que están exactamente en la misma situación que yo: buscando su camino en la vida. Es genial conocer personas tan llenas de vida, con almas más grandes de lo que se puede percibir, con quienes compartes muchos ideales y opiniones. Simplemente son muy chéveres. Me alegra saber que el mundo esta lleno de personas tan interesantes. 

Los recuerdos de casa son muy importantes: Cuando hacía mi maleta pensaba no traer nada que me haga recordar a mi casa, para evitar la nostalgia. Pero a medida que pasa el tiempo, te das cuenta de que necesitas mantener esa memoria, no para causarte dolor, sino para recordar quién eres, de dónde vienes y lo más importante, que en otros lugares lejanos hay muchas personas que te quieren. Ahora que llegó mi maleta, mi cuarto tiene un poco más de mi personalidad, esta empezando a parecer mío. 

20150425_233237

Eres más valiente de lo que piensas: Ya perdí la cuenta de cuántas personas me lo han dicho desde que llegué. Por momentos uno cree que no es tan difícil el empezar de cero tan lejos de casa, total ya diste el primer paso. Pero créeme, cuando otros te escuchan se sorprenden. Muchas veces, sin darte cuenta, haces cosas que a algunos le parecerían imposibles o extremadamente difíciles.

Los puntos se unen mirando hacia atrás: Día tras día me doy cuenta que todo lo que me ha pasado me ha llevado a quien soy y donde estoy ahora. Definitivamente si en algún momento no sabes por qué te pasa algo, tarde o temprano lo entenderás, y te darás cuenta que eso que parecía una desgracia, fue lo mejor que te pudo haber pasado. 

20150328_164126

Siempre hay una salida: Los primeros días me llené de pesimismo, escuchando palabras que no debía, sentía que me estaba ahogando en un vaso de agua. Pero en el momento que creía que todo iba a salir mal, pasaba algo que me demostraba que sólo debía tener paciencia y seguir remando. Como dice la filosofía de Dalmacia: pomalo (poco a poco).

Decir SÍ: Simplemente hay que recordar decirle sí a todo, es decir, no pensar demasiado las cosas. En muchas ocasiones le he dicho no a una salida, una reunión, etc, por flojera o pesimismo. Desde este año decidí decir sí a las cosas imprevistas, estoy aprendiendo a seguir mi instinto. Soy de la idea que las corazonadas no son cosa de locos, que siempre guardan algo de razón por debajo. Cuando pasamos por situaciones como estas, en las que conectamos con nuestro yo interno, un sexto sentido crece. 

20150419_150516

Alejarse de la familia y la comodidad es parte de crecer: Estando lejos llegué a la conclusión de que no sólo se extraña a la familia, sino a los momentos con ellos. Sabes que vas a volver a ver a tu familia, pero lo que no sabes es si se va a volver a repetir ese desayuno de tres horas tomando un café tras otro, o esa reunión improvisada en tu casa, armonizada con guitarra y cucharas. Pero aprendes a valorar cada momento futuro que pases con ellos, a recordar con mucho cariño lo vivido y a crear tus nuevas y propias memorias. Vivir lejos te da la oportunidad de crear nuevas experiencias y empezar a vivir una independencia y libertad distintas.

Como saben, no suelo colocar fotos personales, pero creo que estos felices primeros dos meses lo merecen. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s