Siempre vuelvo a ti

Pueden pasar días, meses o incluso años que estemos alejados, pero nunca sales de mi mente, mucho menos de mi corazón. No recuerdo exactamente el día que tocaste mi alma, pero el sentimiento ha quedado marcado para siempre. Intento ocultarlo pero no puedo, y no quiero dejar de hablar de ti. Más aun, no quiero nunca dejar ir la sensación de felicidad que tengo cada vez que me acerco a ti, porque te pertenezco de pies a cabeza, toda mi existencia es tuya y si es necesario cambio todo lo que tengo por la felicidad que siempre me das.

Hace unos días, después de casi un año de dejarlo en pausa, volví a actuar. Fue un pequeño monólogo, una audición para una escuela de drama. Sólo hicieron falta esos minutos para darme cuenta porque no puedo alejarme de lo que más amo en es planeta, lo que llena mi alma, me hace feliz, me siento viva y vuelvo a ser yo. La adrenalina que corría por mis venas ese día era indescriptible, volver a estar conectada de una forma especial con mi mente, concentrada en detalles y palabras que comúnmente no estoy, compartir ese aire mágico/artístico con un grupo de gente, todo ha cambiado mis días por completo. Me di cuenta cuánta falta me hacía. Y no lo había compartido hasta ahora porque ayer me comunicaron que pasé la audición. Va a ser un reto total empezar a actuar en otro idioma pero la esencia es la misma y el sentimiento también.

drama1

No puedo esperar para comenzar, entrenar, aprender y terminar pisando un escenario. Terminar el ciclo me refiero, porque este lazo con el teatro nunca terminará, es como el hilo rojo, se puede enredar, estirar o encoger pero nunca romper. No se puede poner en palabras exactas esa sensación en el estómago antes de salir a escena, el hecho de que sólo quienes comparten tu profesión pueden entender que no eres tú en escena sino un personaje, la posibilidad de darle tu voz y cuerpo a alguien más, moldear tu alma y ser parte de una historia que va a llegar de manera particular a cada persona del público. Y finalmente ese momento en que las luces se apagan, oyes los aplausos de las personas que han sido testigos de la historia que querías contar, luego se cierra el telón, sales de personaje pero nunca volverás a ser la misma. Cada función toca tu alma de manera especial, crece tu visión del mundo, tu elenco es tu familia. Tu vida crece un escalón más cada día que haces eso que amas, lo que hace latir tu corazón más fuerte, lo que te apasiona y no puede remplazar por nada del mundo. Gracias teatro, gracias arte por darme la oportunidad de vivirte al máximo cada día.

drama

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s