Ella simplemente es.

Ella ama estar sola, no es la triste y deprimida sola, es la segura, divertida y valiente sola. Ella no le tiene miedo a las cuatro paredes de su cuarto, no le tiene miedo a su propio silencio, pues lo llena con su respiración, con sus risas al ver su comedia favorita, con su llanto al leer una triste novela. Ella se despierta cada día feliz de salir al mundo, de hablar con amigos y observar extraños, ella es un alma llena de vida, es la sonrisa que se ve desde la mirada, la llaman “la alegría”. Ella vive en su mundo, en donde las palabras trascienden, sean buenas o malas. Ha construido su mundo con cuidado, ha pintado y dibujado cada pared a su estilo, y le gusta estar ahí. Sabe lo que hay afuera, lo sabe bien, pero también sabe que una sonrisa puede hacer más que una crítica destructiva.

HNCK2710

Ella sale sola, vive sola, disfruta sola. Ella toma asiento en su café favorito y lo disfruta sola, escribiendo, leyendo, pensando y soñando. Ella ha aprendido a vivir cómoda en su propia piel, a amar cada parte de su cuerpo, ha aprendido a conocer todo de ella. Ella se siente orgullosa con cada paso que da, y no es más ni menos que nadie, ella simplemente es. Ella ha estado mucho tiempo así, aprendido a conocerse, a ser feliz consigo misma, a sumar más a su vida, sumar más alegría, más conversaciones, más minutos bien gastados, más cafés, más paseos en bicicleta, más caminatas bajo la lluvia.

IMG_7449

Ella ha recorrido el camino que dejaron los pedazos de su corazón, los ha pegado y ha creado un nuevo corazón. Y a pesar de creer que nunca iba a volver a sonreír, ella tiene ganas de dar su corazón de nuevo. Ella no tiene miedo de dejar entrar alguien en su vida, ella quiere correr ese riesgo, pero ha aprendido más con cada lágrima. Puedes tocar la puerta y entrar, ella puede compartir su mundo contigo, ella quiere hacerlo. Pero ella quiere un valiente, quien no se quede en la puerta de su vida, sino quien entre. Alguien que vuelva a redecorar sus cuatro paredes, que agregue pinturas y fotografías, quien le multiplique las sonrisas. Ella no quiere dudas ni preguntas, quiere alguien que le dé la mano, no porque no puede caminar sola, sabemos que ya lo ha hecho, sino porque quiere estar contigo al andas juntos. Ella no está incompleta, tu no eres su otra mitad; eres su complemento, como el azúcar de su café al amanecer.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s