Sugar…yes please!

Quiero compartir con ustedes un experimento que comencé hace seis semanas, e increíblemente logré completar. Cuando llegué de mi viaje a Tailandia decidí dejar todos los productos con azúcar por un mes (y la comida rápida), hasta mi cumpleaños para ser exactos (día en el que mi esfuerzo sería recompensado con un buen pedazo de torta de chocolate). Cuando acepté el reto conmigo misma sinceramente pensé que no iba a llegar ni a la semana.

sugar2

Amo los dulces, no soy de comprarme caramelos, pero cuando me ponen en frente pasteles o chocolates se me hace muy difícil decir que no. Puedo vivir sin papitas fritas, mayonesa, hamburguesas o pizzas, pero la necesidad de comer un dulce después de almuerzo no desaparece. Además, siempre he sido partidaria de estar conformes con nuestro cuerpo, que todas somos bellas sin importar la talla y que nuestra autoestima debe estar por encima de todo, muy a pesar de que las revistas con modelos (con photoshop) nos muestren una “realidad” inexistente. Pero por otro lado, no me estaba sintiendo muy saludable, tenía muchas ganas de controlar lo que como y he de aceptar que un par de jeans no me estaban quedando como antes.

sugar1

Los primeros días siempre son los más difíciles, sobretodo cuando te ofrecen dulces o te los regalan. Guardé un par de chocolates que me habían regalado, compré endulzante natural y escondí el azúcar de mi cocina. A la semana estaba demasiado sorprendida y orgullosa de mí misma, nunca había pasado tanto tiempo sin azúcar. Además ya se empezaba a notar, la ropa me quedaba mejor y algunas personas ya me estaban comentando que parecía que había bajado de peso. Así pasaron las semanas, llegó mi cumpleaños y lo logré, pasaron exactamente 32 días sin dulces, y disfrute de un riquísimo pedazo de torta de chocolate y avellanas. No sé cuanto peso perdí porque he decidido dejar de lado los números, pero ya me entraron ese par de jeans. Mi logro más grande es que si bien siempre se me antojará un dulce después de almuerzo, se me hace mil veces más fácil obviar ese antojo, controlarme cuando me invitan comida y decidir qué como y qué no.

Las pasadas dos semanas fueron un poco más difíciles, porque mayo es un mes de festividades sin fin, por lo que ahora sigo aprendiendo a controlarme cuando tengo frente a mí tres bandejas de pasteles y sándwiches. Pero con ese mes de cero azúcar y estas dos últimas semanas de auto control, me he demostrado a mí misma que puedo llevar un estilo de vida más saludable y que estoy combinando con ejercicios un mínimo de 4 veces a la semana. Así es como he empezado a crear este hábito de vida saludable, hasta que sea parte de mi. No balanzas ni tallas de ropa, simplemente sentirme con más energía y voluntad para hacer las cosas. Y sí, sigo en un serio compromiso con el chocolate y la torta tres leches, sólo que ahora estamos en una relación a distancia y nos vemos cada dos semanas.

sugar3

 

Anuncios

One response to “Sugar…yes please!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s