Mantra II

Un día, sin esperarlo ni anticiparlo, caes al suelo. Duele, duele tanto que esta vez abres los ojos más para no volver a caer. Duele, duele tanto que cuesta respirar. Duele, duele tanto que prefieres ya no dar pasos tan grandes, que prefieres bajar la cabeza, prefieres rendirte y no ser tú. Prefieres no sentir,…

Anuncios

Confesiones de una soñadora

Siempre me creyeron una soñadora, siempre me creí una soñadora y hoy, después de 25 años de vida y medio año viviendo sola, creo que puedo decir que soy una soñadora. Soñaba con vivir sola, ser independiente, tener una bonita vista desde un balcón, tocar guitarra, cantar sin miedo. Soñaba con bailar salsa con alguien…